Menu

Cómo crear sinergias a través del trabajo en equipo.

El término sinergia proviene del griego «synergo», significando etimológicamente «trabajando en conjunto». 

Es cierto que trabajar en equipo puede llegar a ser complicado, pero también es cierto que si se logra una sinergia dentro del equipo, se pueden tener mejores y más rápidos resultados que si trabajamos individualmente.

El primer paso para lograr esta sinergia y probablemente, el más importante, es conocer a cada integrante del equipo: sus fortalezas, áreas de oportunidad, características y cuál es su tipo según la metodología Human API. De esta manera, podemos ir armando poco a poco nuestro equipo de trabajo ideal o ajustarlo en caso de que sea necesario.

Muchas veces, se piensa que al trabajar con personas similares, la sinergia en el equipo será maravillosa, sin embargo esto no es forzosamente así. Es importante encontrar personas que se complementen al trabajar, aunque tengan métodos diferentes o hasta opiniones diferentes, al final lo importante será sacar mayor provecho a las fortalezas de cada uno de los miembros del equipo para lograr una unidad fuerte y estable.

Y la pregunta del millón:

¿Cómo trabajar en sinergia?

No hay una fórmula como tal, pero sí algunos tips que puedes incorporar y seguramente te ayudarán a conseguirlo.

Preguntar opiniones y sugerencias abiertamente.

Sobre todo al inicio de algún proyecto, es importante pedir las opiniones y sugerencias de las personas que conforman el equipo, escucharlas y hacer que todos los integrantes del equipo participen activamente e intercambien ideas entre ellos. Esto ayudará al intercambio de pensamientos, a conocerse mejor entre ellos y a constantemente generar nuevas propuestas para trabajar en ellas.

Planeación en conjunto.

Una vez que todos han aportado y las estrategias se han definido, habrá que poner a cargo a líderes de tareas (previamente identificados). Seguramente, el conocer el tipo(link) de los miembros de tu equipo, te ayudará a saber quién puede ejercer dicho rol de líder.

Llevarlo a la acción.

Durante esta etapa, el equipo ejecutará los planes que anteriormente se han estado trabajando. Es importante que cada miembro lleve a cabo acciones específicas en donde se sienta cómodo y seguro. De esta manera aportará al logro de los objetivos en conjunto.

Tal vez lograr sinergia en tu equipo no sea tan difícil si tienes a la gente adecuada en el puesto adecuado. Cuando todos están trabajando por un objetivo en común y tienen claro qué es lo que deben realizar para llegar a dicho objetivo, la sinergia llega sola.

Tips para planear el futuro de tu empresa.

Ya hablamos de lo importante que es analizar el presente, aprender del pasado y planear el futuro de nuestra empresa. Si no has leído el blog, aquí te lo dejamos.

Normalmente, cuando comenzamos un proyecto, lo único que pensamos es en corto plazo y dejamos de lado el mediano y largo plazo. Es por ello que el día de hoy, quiero darte algunos tips que te pueden ser de gran ayuda al momento de planear el futuro de tu empresa. La planificación lo es todo al momento de crear cualquier proyecto, y sin ella, muy probablemente tengamos un impacto negativo en nuestro proyecto o empresa.


*Pensar constantemente en el futuro.

Esto es indispensable, pues no podemos limitarnos a enfocarnos en el presente, sin tener ningún plan  a mediano y largo plazo, ya que este sirve para marcar nuestra trayectoria y la empresa pueda tomar dirección. Obviamente, existirán obstáculos en el camino y tendremos que girar en una u otra dirección en función de cómo responda y evolucione el mercado al que nos dirigimos. Pero siempre, el tener un plan a futuro, nos servirá para saber hacia dónde vamos y qué herramientas utilizaremos para llegar a nuestro objetivo.

*Involucrar al equipo.

Una vez que tu plan está armado y tienes la visión definida, es importante comunicarlo al equipo de trabajo y asegurarse de que todos estén en la misma sintonía. Es vital también, escuchar las opiniones de los integrantes del equipo, pues mientras más los involucremos, mejores serán los resultados y más sólido será el equipo.

*Revisa tus planes periódicamente.

Como ya lo dijimos, el mercado está en constante evolución, y tu empresa tiene que estar de la misma manera. Por ello es importante, revisar nuestros planes al menos, una vez al año y de ser necesario, realizar cambios.

*Detectar nuevas oportunidades.

Ya tenemos nuestro plan establecido, ya lo revisamos y probablemente no requiere ningún cambio por ahora, pero no por eso vamos a olvidarnos de estar alerta a las nuevas oportunidades que puedan surgir, principalmente en esta era digital, en donde todo es un cambio constante y hay que reinventarse periódicamente. El detectar oportunidades y estar listos para tomarlas, será un arma poderosa y vital para el desarrollo y solidez de tu empresa.

Analiza el presente, aprende del pasado y planea el futuro de tu empresa.

Presente

Vivir el presente es el mayor regalo que nos podemos dar a nosotros mismos, y también a nuestra empresa. Concentrarnos en lo que está sucediendo ahora mismo, nos ayuda a tener un mejor enfoque y un objetivo más claro de a dónde queremos llegar y qué herramientas podemos utilizar para lograrlo. Además de que nos crea esta plena conciencia de estar alertas a cualquier tipo de acontecimiento.

Pasado

Igual de importante, es aprender de los errores y aciertos que hemos tenido. Tenemos que estar conscientes que no todos los aciertos obtenidos, van a funcionar de igual manera siempre, pues el mundo está en constante movimiento. Por ello es de suma importancia que nuestra empresa evolucione de acuerdo a las situaciones que se van dando.

Olvidarnos de los errores cometidos, o peor aún, ni siquiera saber cuáles fueron, es algo que sin duda, nos puede llevar a la ruina y por el camino incorrecto.

Debemos enfocarnos en aprender constantemente para actuar de manera más efectiva.

Futuro

Cuando hablamos de planear el futuro de la empresa, es aquí donde incorporamos lo aprendido en el pasado y el análisis que hacemos en el presente, para de esta manera reinventarse de acuerdo a las nuevas condiciones que se vayan presentando en el camino. Esta reinvención, genera empresas capaces de desafiar los obstáculos que se presenten y de tener un equipo de trabajo mucho más sólido y preparado.

Se considera que una empresa que aprende “es aquella que está en constante aprendizaje, que  genera,  incorpora,  utiliza,  comparte  y  distribuye  conocimientos, detecta  sus incapacidades  o  limitaciones  para  aprender  y  las  soluciona,  saca provecho  de  sus errores, aprende  de  las  experiencias  y  prácticas  propias  y  de otras empresas, está dispuesta a dar respuestas a los cambios y necesidades de la sociedad, comprometida con la mejora continua y capaz de autoevaluarse y de ser evaluada externamente” (Fernández Gatti, 2007, p. 10)

¡Cuéntanos cuál de estos 3 es la mayor fortaleza de tu empresa y cuál necesitas trabajar!

¿Qué aportan las 12 cualidades a mi equipo de trabajo?

Como vimos en el artículo 12 cualidades que debe tener tu equipo para ser funcional, existen 12 cualidades esenciales que debe tener tu equipo de trabajo para ser funcional.

Tener estas cualidades, hace que tu equipo sea más estable, eficaz y competitivo. Cada persona del equipo aportará sus habilidades en el negocio y traerá a la mesa los ingredientes necesarios para que el equipo reclute y retenga el talento, tenga los recursos y la visión para echar a andar la estrategia, pueda planear y administrar, promover y vender el producto, así como aprender del pasado y supervisar lo sucedido. A continuación te presentamos las capacidades que aportan a tu equipo de trabajo cada una de las 12 cualidades.

Implementación y ventas.

Al tener este ingrediente en tu equipo de trabajo, el equipo tendrá la capacidad de mostrar un producto y venderlo. Además de contar con la creatividad para implementar estrategias y procesos.

Visión.

Con esta cualidad, el equipo sabrá cuál es la dirección del negocio y en dónde es que debe invertirse el dinero y el uso de otros recursos.

Cultura organizacional.

El equipo puede organizar la operación y crear patrones que lleven al éxito de las interacciones, mediante la consistencia.

Planeación.

Al adquirir esta habilidad, el equipo tendrá la capacidad de crear planes de trabajo, prever el uso de recursos, tener a las personas adecuadas haciendo el trabajo correcto, entender al mercado y los clientes para asegurar el éxito futuro.

Relaciones públicas.

Esta cualidad le da al grupo la capacidad de promover el trabajo del equipo y atraer la atención necesaria. Puede pararse delante de los demás, vender la visión del negocio, armar un equipo y demostrar cómo funcionan los productos.

Contabilidad.

Un equipo de trabajo con este ingrediente puede hacer análisis de datos que permite entender si la organización está haciendo dinero o no. Pueden llevar el registro de los resultados, interpretarlos, aprender y darles seguimiento a través del tiempo.

Capacidad.

Permite generar, atraer y recibir recursos (humanos, monetarios o insumos necesarios) que ayudan a hacer un negocio próspero. Es el motor para iniciar un negocio. 

Confiabilidad.

Este ingrediente, nos permite hacer a un equipo cohesivo y confiable. Provoca una sensación de conexión, confianza, seguridad y consistencia entre los miembros.
Es la habilidad para atraer a los integrantes a convertirse en un mismo equipo.

Compromiso.

Tener este ingrediente ayuda a que el grupo se comprometa con un objetivo común y lo alcance. Facilita que todos estén en “el mismo canal”,y tengan un sentido de lealtad y pertenencia.

Administración.

Esta cualidad, nos permite tener la capacidad de poner en acción un plan, organizar y asegurar que cada uno cumple con su rol y hace lo necesario. Arma las cadenas de mando, políticas y manuales en un negocio para hacerlo más eficiente.

Supervisión.

Al tener este ingrediente en el equipo, se aporta la capacidad de  poder “ver desde arriba” la operación completa, asegurarse que todo opera como debe de ser y que las cosas sucedan. 

Coordinación.

Cuando un equipo tiene coordinación, se estabiliza y se cohesiona. El grupo está presente, listo para trabajar y enfocando en la tarea. Hay armonía en el grupo y es capaz de adaptar un producto al mercado según las necesidades.

Como puedes ver, el contar con estas cualidades, otorgan al equipo capacidades enfocadas al crecimiento y eficacia del mismo que aseguran el éxito de la compañía.

¿Crees que tu equipo cuenta con todas las cualidades? Escríbelo en los comentarios.

12 cualidades que debe tener tu equipo para ser funcional.

Formar un equipo de trabajo funcional, no es una tarea fácil; al contrario, pues todos somos tan diferentes y contamos con distintas cualidades, que a la hora de juntarnos para trabajar, puede pasar de todo:  algunas veces podemos tener una sinergia laboral maravillosa y otras veces llegamos a ni siquiera tener conexión con nuestros compañeros o colaboradores; provocando así, un equipo de trabajo inestable e incompetente.

En Human API, nos preocupa la eficacia y competitividad de tu equipo de trabajo y por ello, queremos compartirte las 12 cualidades que deben tener tus trabajadores, para que tu equipo sea funcional.

1. Implementación y ventas.

Es la habilidad de encontrar formas creativas para implementar la visión y salir al mercado, generando ventas para el negocio.

2. Visión.

Es la cualidad que permite establecer la dirección del negocio.

3. Cultura organizacional.

Con esta capacidad se establece la vida interna del equipo. Desde cómo se viste, hasta el tiempo en las reuniones.

4. Planeación.

Es la habilidad de desarrollar el negocio y llevarlo hacia el futuro.

5. Relaciones públicas.

Permite atraer la atención del público, dándonos a conocer y creando una buena impresión.

6. Contabilidad.

Es la habilidad para tener claro el valor del negocio.

7. Capacidad.

Permite generar, atraer y recibir recursos que ayudan a hacer un negocio próspero.

8. Confiabilidad.

Es la cualidad de atraer a los integrantes a convertirse en un mismo equipo.

9. Compromiso.

A través de esta capacidad, el grupo se compromete a un mismo objetivo.

10. Administración.

Habilidad de poner en acción un plan, organizar y asegurar que cada uno cumple con su rol y hace lo necesario.

11. Supervisión.

Permite observar la operación completa, asegurarse que las cosas marchan correctamente y que se dé seguimiento adecuado a los clientes.

12. Coordinación.

Es la capacidad de estabilizar el grupo, convirtiéndolo en una unidad integrada de trabajo.

Como podemos ver, no son muchas las cualidades que se necesitan para que nuestro equipo de trabajo funcione, sin embargo sí son muy específicas y de suma importancia. El no tener dichas cualidades, podría llevarnos a una inestabilidad laboral y a la desviación de nuestros objetivos como empresa y tener situaciones como rotación de personal, problemas para reclutar, dificultades para planear o vender e incluso estar padeciendo constantes fraudes o robos dentro de la compañía. Si te ha sucedido, probablemente tu equipo tiene algún punto ciego. 

Por eso, cada una de estas habilidades es muy importante, pues al tenerlas, aportan al equipo nuevas capacidades. ¿Quieres saber qué capacidades?, da clic aquí para conocerlas.