Menu

Crecer con un niño asesor.

En Human API creemos que es importante conocer el “tipo” de tu hijo o de los niños con los que constantemente convives; pues será una herramienta muy valiosa a la hora de criarlos o simplemente al tratar con ellos. Cuando entiendes sus cualidades, actitudes, fortalezas y debilidades, podrás ser capaz de permitir que puedan sacar su mayor potencial y además crear una relación más fuerte y sana con el menor.

Los asesores.

Recordemos que los asesores son el 21% de la humanidad.

Los niños asesores tienen las mismas características que los asesores adultos (si no sabes a qué nos referimos, da clic aquí).

Estos niños son muy perceptivos, son capaces de darse cuenta de las necesidades que tienen los demás. Empatizan fácilmente con los demás y se adaptan fácilmente a cualquier situación.

Es muy importante hacer notar al niño asesor que a la hora de que nosotros les enseñamos algo, tienen toda nuestra atención y disposición. Esto puede marcar una verdadera diferencia en su vida y puedes crear un impacto muy positivo. Al niño asesor tienes que enseñarlo, tienes que dedicarle tiempo y llevarlo de la mano. ¡Y no te preocupes!, ellos disfrutan de aprender.

Los niños asesores están diseñados para comprender los sistemas, incluso los más complejos; están diseñados para saber y entender cualquier lenguaje. Por ello es importante estar enseñando al niño asesor constantemente, lo que sea, pues ellos gustan de aprender. Cuanto antes se le enseñe, mejor, pues pueden absorber muchísima nueva información desde muy pequeños. Ellos tienen esta capacidad y además el impulso dentro de ellos mismos para dominar los sistemas. Es para lo que están aquí.

Cuando tratas con un niño asesor, en tu día a día, es conveniente estarles invitando a realizar las tareas o actividades y reconocerlos constantemente por el desempeño realizado, pues ellos gozan de eso. 

Debemos recordar que no todos los niños asesores son iguales, algunos son totalmente “pensadores”, teniendo muy poca energía para construir, ejercitarse o hacer trabajo físico. Pero hay otros que tienen hasta 3 dimensiones consistentes que se convierten en motores, energizándolos gracias a su fuerza de voluntad, su inteligencia emocional o su impulso y resistencia. Aunque estas dimensiones no aportan energía sostenible por largos periodos de tiempo, pueden ser personas energéticas: bailarines, futbolistas o trabajadores de larga jornada. Así pues, es importante considerar que quienes tengan 0 o 1 motor, es de suma importancia que no se fuerce al niño especialmente cuando hablamos de actividad física. De igual manera, programarles una siesta entre actividades, puede ser algo muy beneficioso para los niños asesores.

Es importante identificar cuántos motores tienen y en base a ello, criarlos.

En general, a los niños asesores no hay que decirles qué es lo que tienen que hacer, simplemente hay que acostumbrarlos al hecho de reaccionar. Los niños asesores tienen un don impresionante. Si es bien guiado (tarea nada fácil), será un adulto excepcional.

Escribe en los comentarios si tienes un hijo asesor o conoces a algún niño asesor y cómo ha sido tu convivencia con él.

Crecer con un niño observador.

En Human API creemos que es importante conocer el “tipo” de tu hijo o de los niños con los que constantemente convives; pues será una herramienta muy valiosa a la hora de criarlos o simplemente al tratar con ellos. Cuando entiendes sus cualidades, actitudes, fortalezas y debilidades, podrás ser capaz de permitir que puedan sacar su mayor potencial y crear una relación más fuerte y sana con el menor.

Los observadores.

Recordemos que los observadores son tan sólo el 1% de la población en todo le mundo.

Los niños observadores, tienen las mismas características que los observadores adultos (si no sabes cuáles son, puedes leer nuestro blog aquí).

Estos niños son sumamente perceptivos, son capaces de “leer” a los demás, pero también son excesivamente vulnerables. Es muy importante explicarles esa sensibilidad que tienen, para evitar que se sientan defraudados o impotentes. 

Dicha sensibilidad hace que estos niños reflejen todo lo que hay en su entorno, adoptando actitudes, sentimientos e incluso, hasta problemas de otras personas, sin que realmente nada de ello les pertenezca.

Por ejemplo: Si el niño está llorando “sin razón alguna” es muy probable que alguien de la familia esté triste. Por ello la importancia de explicarles cuanto antes la sensibilidad que ellos tienen y enseñarles a desarrollar su propia autoridad interna y no imponerles una que no les pertenece. Los niños pueden entender perfectamente, no obstante, la mejor edad es entre los 8 y 15 años.

El niño observador es muy diferente a los demás y su característica principal es su extraordinario sentido de la percepción, por ello el medio en el que se desenvuelven es vital para su desarrollo personal. Ellos están aquí para estar en sintonía con su entorno.

¿Conoces algún niño observador? ¡Escribe en los comentarios tu experiencia con los niños observadores!

¿Cómo es un constructor?

En el assessment de la metodología de Human API, el “tipo” es uno de los aspectos más relevantes. Si conoces tu tipo, te será mucho más fácil entender cualidades que te caracterizan, disfrutarlas y sacarles provecho; al mismo tiempo trabajar en ciertas actitudes, reacciones para desarrollarte mejor en el ámbito personal y laboral. Es básicamente como si tuvieras tu propio manual de funcionamiento.

De igual manera, si conoces el tipo de tu compañero de trabajo, colaborador, socio o jefe, te ayudará a entender y establecer mejores relaciones laborales con dicha persona.

Existen 5 tipos de seres humanos y hoy vamos a hablar de:

«Los constructores.»

Los constructores son el 37% de la población mundial.

Estas personas solo se realizan a través de un trabajo que realmente les apasione y amen. Tienen una energía inagotable. Es primordial en su vida estar ocupados y utilizar esa energía. No importa si es por trabajo o actividades recreativas. Puede resultarles difícil permanecer inactivo durante un largo periodo y, de hecho, no es bueno para su salud. Sin duda, están diseñados para trabajar y tienen la capacidad de hacerlo por muchas horas de forma sostenible.

Los constructores están abiertos a la cooperación, la interacción y la comunicación con los demás. Son muy buenos construyendo, desarrollando y manteniendo un negocio o proyecto. Tienen la capacidad de trabajar con los clientes y atender sus necesidades. Además, tienen una intuición muy desarrollada.

Son personas acogedoras, amables e incluyentes. Son capaces de mantener interacción con varias personas a la vez y les encanta.

Los constructores suelen ser impacientes, así que si eres un constructor, es importante que, para aprovechar tus fortalezas, te tomes tiempo para responder antes de comprometerte. De esa manera, comprobarás si cuentas con la energía necesaria para realizar dicho compromiso y así, canalizarla correctamente.

¡Entérate cómo son los otros 4 tipos! Haz clic aquí

¿Cómo es un especialista?

En el assessment de la metodología de Human API, el “tipo” es uno de los aspectos más relevantes. Si conoces tu tipo, te será mucho más fácil entender cualidades que te caracterizan, disfrutarlas y sacarles provecho; al mismo tiempo trabajar en ciertas actitudes, reacciones para desarrollarte mejor en el ámbito personal y laboral. Es básicamente como si tuvieras tu propio manual de funcionamiento.

De igual manera, si conoces el tipo de tu compañero de trabajo, colaborador, socio o jefe, te ayudará a entender y establecer mejores relaciones laborales con dicha persona. 

Existen 5 tipos de seres humanos y hoy vamos a hablar de:

«Los especialistas.»

Los especialistas son el 33% de la población mundial.

Son personas autónomas, trabajadoras y con mucha energía. Les gusta estar ocupados tanto en el trabajo, como en actividades recreativas. Eso sí, prefieren trabajar solos. Se adaptan rápidamente a cualquier situación y pueden cambiar de dirección cuando es necesario.

Una de las mayores fortalezas de los especialistas, es que tienen la capacidad de pasar rápidamente a la acción, es por ello que a veces sienten que los demás son lentos e intentan frenarlos. Además, tienen una intuición muy desarrollada; si hacen caso a esta intuición, lograrán siempre encontrarse en el lugar y momento correcto para generar un gran impacto.

Es esencial que los especialistas trabajen con la paciencia, principalmente a la hora de tomar decisiones y laborar con los demás; pues su naturaleza es ser impulsivos y es necesaria la paciencia para tener una clara intención y para poder escuchar su intuición antes de cualquier decisión.

Si eres un especialista, cultiva la paciencia, sé cortés y déjate llevar por cómo se te vayan presentando las situaciones. Tienes la capacidad de resolver con gran potencial creativo e intuitivo, así que evita poner resistencia a las situaciones.

No te pierdas nuestro video en donde explicamos con mayor profundidad cómo son los especialistas y los otros 4 tipos que existen. Da clic aquí.

¿Cómo es un innovador?

En el assessment de la metodología de Human API, el “tipo” es uno de los aspectos más relevantes. Si conoces tu tipo, te será mucho más fácil entender cualidades que te caracterizan, disfrutarlas y sacarles provecho; al mismo tiempo trabajar en ciertas actitudes, reacciones para desarrollarte mejor en el ámbito personal y laboral. Es básicamente como si tuvieras tu propio manual de funcionamiento.

De igual manera, si conoces el tipo de tu compañero de trabajo, colaborador, socio o jefe, te ayudará a entender y establecer mejores relaciones laborales con dicha persona.

Existen 5 tipos de seres humanos (conócelos aquí) y hoy vamos a hablar de:

«Los innovadores.»

Los innovadores son el 8% de la población mundial.

Son personas que toman la iniciativa. Gestionan su energía de manera completamente autónoma y por ello, son líderes natos. Les encanta compartir nuevas ideas, motivar a las personas para que salgan de su zona de confort y empoderarlas para que hagan las cosas buscando nuevas formas de hacerlas.

Cuando sienten que tienen toda la libertad para crear, aportan ideas sumamente originales y nuevos conceptos que hacen que la demás gente se inspire.

Es muy importante que los innovadores no se sientan controlados, ya sea en el trabajo o en sus relaciones sociales. Darles libertad y permitir que sean ellos quienes toman la iniciativa es vital para que se sientan cómodos y en balance.

Los innovadores no necesitan la opinión de los demás. De hecho, puede llegar a ser muy molesto para ellos el recibir sugerencias o consejos, puesto que sienten que esa persona los está queriendo controlar. Sin embargo, es recomendable que informen a los demás antes de actuar. Si informan, no van a encontrar resistencia de quienes le rodean, al contrario, estos les ayudarán a alcanzar sus objetivos.

Los innovadores son extremadamente sensibles a toda posible situación en las que se puedan sentir dependientes o controlados.  Evidentemente, en algún momento de la vida necesitarán ayuda o alguna sugerencia, pero son ellos quienes van a ir a buscar ese apoyo.

Si eres un innovador, ve tras lo que quieres en la vida, busca aquello que te genera pasión y asegúrate de considerar a las demás personas a la hora de accionar. Sé cortés y considera el impacto que tienes en los demás.

¿Cómo es un observador?

En el assessment de la metodología de Human API, el “tipo” es uno de los aspectos más relevantes. Si conoces tu tipo, te será mucho más fácil entender cualidades que te caracterizan, disfrutarlas y sacarles provecho; al mismo tiempo trabajar en ciertas actitudes, reacciones para desarrollarte mejor en el ámbito personal y laboral. Es básicamente como si tuvieras tu propio manual de funcionamiento.

De igual manera, si conoces el tipo de tu compañero de trabajo, colaborador, socio o jefe, te ayudará a entender y establecer mejores relaciones laborales con dicha persona.

Existen 5 tipos de seres humanos y hoy vamos a hablar de:

«Los observadores.»

Los observadores es el tipo menos frecuente, son tan solo el 1% de la población mundial. 


Son personas observadoras, imparciales, sabias y muy receptivas. Los observadores son considerados como un “radar humano”, pues son capaces de detectar acontecimientos importantes de la sociedad.

Los observadores son extremadamente sensibles a su entorno, perciben la realidad tal cual es. Por ello se les considera grandes barómetros sociales, pues detectan de inmediato la energía de un grupo o comunidad. Perciben todo lo que se genere en el ambiente (laboral, social o familiar): alegría, tristeza, miedo, estrés, paz, conflicto…

Por esta razón, es de suma importancia que se sientan cómodos y con un ambiente favorable en el lugar en donde se desenvuelven. Pues de esta manera, vivirán en armonía y beneficiarán con su sabiduría a todo aquél que le rodea.

Cuando se trata de tomar decisiones importantes, los observadores tienen que tomarse al menos un mes para pensar, recolectar opiniones distintas, diferenciar ideas y entonces sí, poder tomar una decisión.

Si eres un observador, es muy importante que te tomes tiempo a solas, tiempo para tí. Cuando llegas del trabajo, cuando te sientas agobiado o simplemente cuando creas que es necesario. De esta manera, podrás estar en sintonía contigo mismo y con quienes te rodean.

¿Conoces a alguien que es observador? Escríbelo en los comentarios  y cuéntanos tu experiencia al convivir con el tipo menos frecuente.

El secreto para manejar las emociones

¿Sabes por qué el hombre tropieza dos veces con la misma piedra? Porque no la ve. 

¿Sabes por qué no la ve? Porque no está en lo que tiene que estar. No está en el presente. 

Este dicho no se refiere a todos los hombres, pero sí específicamente a aquellos, como yo, que tenemos la inteligencia emocional consistente en nuestro Diseño Humano, es la historia de nuestra vida. Tropezar varias veces con la misma piedra hasta que aprendemos. Básicamente este mecanismo es parte del ser humano. Pero es específico del 50% de la población (emisores emocionales) y de los que sin serlo, se dejan arrastrar por las mismas (receptores emocionales). 

Las emociones nos hacen humanos. Las emociones nos unen. Y como cada emoción es el resultado de una mezcla de reacciones químicas en nuestro cuerpo, generamos relaciones químicas que nos impulsan o nos intoxican. No vivimos el presente, sino una realidad distorsionada por la química emocional del momento.     

Es por eso que nos dicen cuando tenemos la dimensión de la inteligencia emocional consistente en nuestro Diseño, que las emociones son nuestra fuente interna de toma de decisiones, porque nos conectan con la sabiduría de nuestro cuerpo que se expresa a través de reacciones químicas. Y que necesitamos tener PACIENCIA para entender el mensaje, porque en un principio la química emocional del momento nos confunde. No hay claridad en el presente para la persona emocional.  

Sólo a través del proceso de la química de las diferentes emociones asociadas a un evento, conseguimos extraer el mensaje que contiene. No se trata de interpretar o descifrar el mensaje, se trata de sentir la diversidad de sentimientos asociados hasta encontrarles sentido. 

El agua es nuestro almacén de memoria. La sabiduría se guarda en el agua del cuerpo. Y como en el mar o en un lago, cuando las aguas están revueltas no se puede ver con claridad lo que hay en su interior. Como en el mar, las aguas siempre están en movimiento. Es necesario para que se mantenga la vida. La química emocional mantiene las aguas en movimiento y hablamos de la ola emocional que nos lleva de la esperanza al dolor. 

Aprender a surfear nuestra olas emocionales, nos permite disfrutar de un mundo vibrante lleno de calor y color. Si no pudiésemos procesar nuestras emociones viviríamos en un mundo apagado, frío y gris. Gracias a nuestra capacidad de sentir podemos distinguir la variada paleta de colores del arco iris. 

Entender que las cosas no son solo blanco o negro, es lo que nos permite nuestra capacidad de sentir y encontrar sentido. Por eso cuando la persona emocionalmente madura se toma el tiempo necesario para procesar un evento o tomar una decisión, sabe describir la riqueza de matices que contiene el evento. Y de esta manera, encuentra claridad y consistencia del por qué de la decisión tomada. 

Sólo cuando se toma el tiempo necesario, porque cuando se precipita, cuando se deja arrastrar por la química emocional del momento, reaccionando y salpicando a los que están a su alrededor con sus residuos tóxicos, parece cualquier cosa menos humano. Es por eso que para alcanzar la inteligencia y la madurez emocional es imprescindible el factor tiempo. PACIENCIA.         

¿Cuáles son los 5 “tipos” Human API?.

A pesar de que las variedades humanas son infinitas, los seres humanos nos dividimos en 5 tipos.
En el assessment de la metodología de Human API, el “tipo” es uno de los aspectos más relevantes, pues al conocer tu tipo y el de las personas que te rodean, podrás entender y trabajar en ciertas actitudes, reacciones, cualidades y áreas de oportunidad para tener mejor desarrollo en el ámbito personal y laboral.

¿Sabes qué tipo eres tú?

-Innovador

Los innovadores son tan solo el 8% de la población. Estas personas, no se dejan controlar por nada ni por nadie. Son seres que no suelen buscar ayuda o guía, sino que se basan en su propia energía para seguir adelante.

Los innovadores son a menudo admirados por su capacidad para iniciar y su independencia autosuficiente y al mismo tiempo son temidos por su ímpetu al momento de implementar cosas.

-Constructor

Los constructores son el 37% de la población. Son personas que esperan para responder a los estímulos externos. Son seres con mucha energía y una intuición muy desarrollada, que le da respuestas acertadas e inteligentes a todas las preguntas. 

Es importante que los constructores inviertan su energía sólo si se sienten dispuestos. No es bueno que hagan demasiados planes, pues deben estar abiertos para responder en cualquier momento. Cuando un constructor se siente impotente y agotado, es un indicio que está dedicando su energía a algo que no es adecuado.

-Especialista

Los especialistas son el 33% de la población. Son personas autónomas y con mucha energía. Son capaces de trabajar independientemente, siempre y cuando se sientan especializados en su trabajo. Una de sus mayores fortalezas es la rápida capacidad de respuesta y de cambio al encarar nuevas situaciones.

Al igual que los constructores, los especialistas deben invertir su energía sólo si se sienten dispuestos. Para decidir sobre alguna acción, deben considerar si cuentan con la energía para hacerlo.

-Asesor

Los asesores son el 21% de la población. Se caracterizan por el talento que tienen para reconocer las capacidades de otros y así guiarlos, asesorarlos y coordinarlos. Debido a su desarrollado sentido de percepción, son capaces de darse cuenta lo que otras personas necesitan. Los asesores empatizan fácilmente con los demás. Tienen la habilidad para ver, incluso, los sistemas complejos.

Los asesores tienen la necesidad de ser reconocidos y aceptados por lo que pueden aportar. Deben ser cuidadosos con dicha necesidad, pues ésta se puede agravar  si no tienen un buen nivel de autoestima.

-Observador

Los observadores son tan solo el 1% de la población. Son excelentes detectando y observando los acontecimientos más importantes de la sociedad. Se considera un “radar humano”. Su manera de procesar las experiencias es muy distinta a la de los demás. Por ello, pueden considerarlos como personas frías y distantes, pero en realidad son abiertos, receptivos y muy analíticos.

Todos somos diferentes y es muy importante el autoconocimiento para de esta manera sacar mayor provecho a nuestras fortalezas y trabajar en nuestras áreas de oportunidad.

Si quieres obtener más información de tu tipo, puedes consultar nuestros 5 blogs en donde detallamos el comportamiento y las necesidades de cada uno de los tipos existentes: observador, innovador, asesor, especialista y constructor.

¿Qué es la estrategia?

El cuerpo tiene conocimiento. Tu cuerpo sabe. Y no me refiero a que seas más o menos listo, a tu coeficiente intelectual o a tu pensamiento, esa cualidad que tenemos los humanos que cuanto más la usamos más nos engañamos. 

Me refiero a la sabiduría innata que le permitió a tu cuerpo evolucionar desde el óvulo fecundado, pasando por el embrión y el feto, hasta ver la luz como un sistema complejo y completo que llamamos humano. Esa criatura que jugando aprendió a caminar y hablar por la sabiduría de su cuerpo, hasta que al rededor de los 7 años empezó a tener “uso de razón”. 

En ese periodo crítico, muchos de nosotros dejamos de jugar y aprender con la pureza y la inocencia de absorber el mundo “sin filtro” para empezar a juzgar y discernir lo que está bien o lo que está mal según el entorno familiar y cultural que nos acoge y condiciona. Empezamos a perder nuestra inocencia y pureza, a sentirnos culpables cuando siendo como somos, no “encajamos” en el entorno que nos nutre y aprendemos a renunciar a nuestra singularidad a cambio de ser aceptados.    

La educación, el sistema, los amigos y la sociedad continúan añadiendo capas y capas de condicionamiento, que pueden acabar sepultando en vida al SER único y diferenciado que habita dentro de tu cuerpo. Puede que te preguntes ¿dónde quedó? Al contemplar la foto de tu madre contigo de bebé en brazos y observar el brillo de tus ojos y la fuerza de tu espíritu. ¿Dónde quedó mi esencia?   

La buena noticia es que sigue estando ahí dentro. La no tan buena es que posiblemente haya que trabajar duro para desenterrarla. Es un trabajo personal. Un trabajo de autodescubrimiento. De olvidar patrones aprendidos que te desvíen de tu esencia para recordar tus patrones naturales que te permitían vibrar y brillar con luz propia. No se trata de olvidar todo lo aprendido sino aquello que te lleva a olvidarte de tu SER.      

Conectar con tu SER y respetar lo que dice, es lo que llamamos aplicar tu Estrategia de Toma de Decisiones en HumanAPI. Conectar con tu sabiduría interior. Sea cual sea el problema o el reto que estés enfrentando en este momento de tu vida, tu cuerpo sabe cómo resolverlo.  

Puede que al principio de este trabajo de restauración necesites un poco de ayuda para descubrir y reconocer tu Estrategia personal, pero una vez que la reconozcas, ya no querrás tomar una decisión importante en tu vida que no respete tu Estrategia, que no respete la esencia de tu SER. 

¿Cómo reconocer mi estrategia personal?

El primer paso es reconocer que cuando te dicen ¡PIÉNSALO antes de decidir!, te están llevando a la mente, que es donde se acumula todo el condicionamiento cultural absorbido y tus creencias limitantes. Desde la mente decidirás lo que es razonable, lo que es políticamente correcto, lo que esperan de ti. Ese tipo de decisiones son las que te han traído hasta este momento, tu realidad actual. La que quieres cambiar para llenarla de vida y propósito. 

En este momento tienes oportunidad de hacer una pausa, respirar y escuchar a tu cuerpo. Tu cuerpo sabe la respuesta correcta para la decisión que necesites tomar.  

Para unos serán sus emociones y tomarán su decisión cuando sientan con claridad lo que quieren hacer. Para otros será su instinto, o su olfato, sus tripas, su estómago o su corazón. Es fácil acceder a la sabiduría de tu cuerpo cuando conoces tu Diseño. Hazle caso. Tu Estrategia es la brújula interior que necesitas para navegar el mundo exterior de tus circunstancias.   

4 Tips para trabajar mejor con un asesor.

Las relaciones humanas son complicadas. A veces hasta con nuestra propia familia tenemos problemas. Y peor aún, cuando hablamos del área laboral. Porque sí, vamos a tener que convivir con personas con las que tal vez no haya buena relación… y la verdad, es que la mayoría de las veces, “no tenemos de otra”, pues no podemos cambiarnos de trabajo cada que una persona no nos caiga bien. 

El no entender al otro, puede resultar muy desgastante. Puede afectar nuestras relaciones laborales, nuestro desempeño en el trabajo e incluso a nosotros mismos.

Por ello, es importante entender y aceptar que todos somos diferentes y que todos tenemos distintos procesos evolutivos.

Hablando específicamente de trabajar con las personas que en la metodología de Human API pertenecen al tipo “asesor”, hay 4 puntos clave que debemos tener en cuenta para la convivencia diaria:

1.Un asesor necesita ser reconocido.

Si reconoces algún don que te guste de un asesor (cualquiera que sea, incluso el más mínimo detalle): ¡díselo!, no te lo calles. Cuando le compartes a un asesor lo que te gusta de él, hay un cambio importante en la relación y el asesor se muestra mucho más receptivo, empático y amable.

2.Es importante integrarlo.

Aunque no parezca, a los asesores les cuesta mucho trabajo integrarse. Invítalo y reconócelo en la invitación, por ejemplo: si quieres que trabaje contigo, dile: “necesito tu personalidad, entrega y trabajo en este proyecto. ¡Eres el candidato perfecto!” Cuando los asesores son invitados, dan lo mejor de sí. También es muy importante que a menudo le preguntes su opinión o punto de vista.

3.No tomarse personal sus indicaciones.

Los asesores poseen gran capacidad para conocer al otro. Además, tienen el don de guiar y querer ayudar. Gracias a esto, los asesores mandan indicaciones constantes. No hay que tomarlo personal.

4.Entender su energía al trabajar.

Los asesores son tremendamente eficientes en lo que trabajan, además de tener un enorme potencial. Eso sí, siempre y cuando estén descansados y realicen el trabajo por periodos cortos, -no son de larga duración-. A veces, los mismos asesores no saben esto y se auto exigen. Por ello, es importante habilitarles uno o más descansos durante su jornada laboral, pues ellos tienen otras formas de administrar su energía.

Cuando un asesor se siente cómodo en el ambiente laboral, confía en sus dones y es reconocido, este alcanza su plenitud, potencializa sus dones e invierte energía en todos aquellos que lo hayan reconocido para de esta manera alcanzar el éxito en conjunto.

Si quieres saber cómo es un asesor, da clic aquí.