Menu

Crecer con un niño observador.

En Human API creemos que es importante conocer el “tipo” de tu hijo o de los niños con los que constantemente convives; pues será una herramienta muy valiosa a la hora de criarlos o simplemente al tratar con ellos. Cuando entiendes sus cualidades, actitudes, fortalezas y debilidades, podrás ser capaz de permitir que puedan sacar su mayor potencial y crear una relación más fuerte y sana con el menor.

Los observadores.

Recordemos que los observadores son tan sólo el 1% de la población en todo le mundo.

Los niños observadores, tienen las mismas características que los observadores adultos (si no sabes cuáles son, puedes leer nuestro blog aquí).

Estos niños son sumamente perceptivos, son capaces de “leer” a los demás, pero también son excesivamente vulnerables. Es muy importante explicarles esa sensibilidad que tienen, para evitar que se sientan defraudados o impotentes. 

Dicha sensibilidad hace que estos niños reflejen todo lo que hay en su entorno, adoptando actitudes, sentimientos e incluso, hasta problemas de otras personas, sin que realmente nada de ello les pertenezca.

Por ejemplo: Si el niño está llorando “sin razón alguna” es muy probable que alguien de la familia esté triste. Por ello la importancia de explicarles cuanto antes la sensibilidad que ellos tienen y enseñarles a desarrollar su propia autoridad interna y no imponerles una que no les pertenece. Los niños pueden entender perfectamente, no obstante, la mejor edad es entre los 8 y 15 años.

El niño observador es muy diferente a los demás y su característica principal es su extraordinario sentido de la percepción, por ello el medio en el que se desenvuelven es vital para su desarrollo personal. Ellos están aquí para estar en sintonía con su entorno.

¿Conoces algún niño observador? ¡Escribe en los comentarios tu experiencia con los niños observadores!

¿Cómo es un observador?

En el assessment de la metodología de Human API, el “tipo” es uno de los aspectos más relevantes. Si conoces tu tipo, te será mucho más fácil entender cualidades que te caracterizan, disfrutarlas y sacarles provecho; al mismo tiempo trabajar en ciertas actitudes, reacciones para desarrollarte mejor en el ámbito personal y laboral. Es básicamente como si tuvieras tu propio manual de funcionamiento.

De igual manera, si conoces el tipo de tu compañero de trabajo, colaborador, socio o jefe, te ayudará a entender y establecer mejores relaciones laborales con dicha persona.

Existen 5 tipos de seres humanos y hoy vamos a hablar de:

«Los observadores.»

Los observadores es el tipo menos frecuente, son tan solo el 1% de la población mundial. 


Son personas observadoras, imparciales, sabias y muy receptivas. Los observadores son considerados como un “radar humano”, pues son capaces de detectar acontecimientos importantes de la sociedad.

Los observadores son extremadamente sensibles a su entorno, perciben la realidad tal cual es. Por ello se les considera grandes barómetros sociales, pues detectan de inmediato la energía de un grupo o comunidad. Perciben todo lo que se genere en el ambiente (laboral, social o familiar): alegría, tristeza, miedo, estrés, paz, conflicto…

Por esta razón, es de suma importancia que se sientan cómodos y con un ambiente favorable en el lugar en donde se desenvuelven. Pues de esta manera, vivirán en armonía y beneficiarán con su sabiduría a todo aquél que le rodea.

Cuando se trata de tomar decisiones importantes, los observadores tienen que tomarse al menos un mes para pensar, recolectar opiniones distintas, diferenciar ideas y entonces sí, poder tomar una decisión.

Si eres un observador, es muy importante que te tomes tiempo a solas, tiempo para tí. Cuando llegas del trabajo, cuando te sientas agobiado o simplemente cuando creas que es necesario. De esta manera, podrás estar en sintonía contigo mismo y con quienes te rodean.

¿Conoces a alguien que es observador? Escríbelo en los comentarios  y cuéntanos tu experiencia al convivir con el tipo menos frecuente.

¿Cuáles son los 5 “tipos” Human API?.

A pesar de que las variedades humanas son infinitas, los seres humanos nos dividimos en 5 tipos.
En el assessment de la metodología de Human API, el “tipo” es uno de los aspectos más relevantes, pues al conocer tu tipo y el de las personas que te rodean, podrás entender y trabajar en ciertas actitudes, reacciones, cualidades y áreas de oportunidad para tener mejor desarrollo en el ámbito personal y laboral.

¿Sabes qué tipo eres tú?

-Innovador

Los innovadores son tan solo el 8% de la población. Estas personas, no se dejan controlar por nada ni por nadie. Son seres que no suelen buscar ayuda o guía, sino que se basan en su propia energía para seguir adelante.

Los innovadores son a menudo admirados por su capacidad para iniciar y su independencia autosuficiente y al mismo tiempo son temidos por su ímpetu al momento de implementar cosas.

-Constructor

Los constructores son el 37% de la población. Son personas que esperan para responder a los estímulos externos. Son seres con mucha energía y una intuición muy desarrollada, que le da respuestas acertadas e inteligentes a todas las preguntas. 

Es importante que los constructores inviertan su energía sólo si se sienten dispuestos. No es bueno que hagan demasiados planes, pues deben estar abiertos para responder en cualquier momento. Cuando un constructor se siente impotente y agotado, es un indicio que está dedicando su energía a algo que no es adecuado.

-Especialista

Los especialistas son el 33% de la población. Son personas autónomas y con mucha energía. Son capaces de trabajar independientemente, siempre y cuando se sientan especializados en su trabajo. Una de sus mayores fortalezas es la rápida capacidad de respuesta y de cambio al encarar nuevas situaciones.

Al igual que los constructores, los especialistas deben invertir su energía sólo si se sienten dispuestos. Para decidir sobre alguna acción, deben considerar si cuentan con la energía para hacerlo.

-Asesor

Los asesores son el 21% de la población. Se caracterizan por el talento que tienen para reconocer las capacidades de otros y así guiarlos, asesorarlos y coordinarlos. Debido a su desarrollado sentido de percepción, son capaces de darse cuenta lo que otras personas necesitan. Los asesores empatizan fácilmente con los demás. Tienen la habilidad para ver, incluso, los sistemas complejos.

Los asesores tienen la necesidad de ser reconocidos y aceptados por lo que pueden aportar. Deben ser cuidadosos con dicha necesidad, pues ésta se puede agravar  si no tienen un buen nivel de autoestima.

-Observador

Los observadores son tan solo el 1% de la población. Son excelentes detectando y observando los acontecimientos más importantes de la sociedad. Se considera un “radar humano”. Su manera de procesar las experiencias es muy distinta a la de los demás. Por ello, pueden considerarlos como personas frías y distantes, pero en realidad son abiertos, receptivos y muy analíticos.

Todos somos diferentes y es muy importante el autoconocimiento para de esta manera sacar mayor provecho a nuestras fortalezas y trabajar en nuestras áreas de oportunidad.

Si quieres obtener más información de tu tipo, puedes consultar nuestros 5 blogs en donde detallamos el comportamiento y las necesidades de cada uno de los tipos existentes: observador, innovador, asesor, especialista y constructor.